ديسمبر 03, 2021

MAÑANA SONARÁ UN HIMNO Y SE LLAMARÁ LIBERTAD

LibertadLa delegación del Comité para la Defensa de Taysir Alony, la Comisión Árabe de Derechos Humanos(ACHR) y los expertos internacionales, volvieron de Madrid después de una semana intensa que vio la primera revisión judicial de una injusta sentencia de la Audiencia Nacional, dictada el 26 de septiembre del 2005 en contra de Taysir Alony y, de unos ciudadanos españoles de origen árabe.

Debido al empeoramiento del estado de salud del compañero Taysir Alony, y a la lentitud con que se tramitan normalmente los sumarios de la Audiencia Nacional al Tribunal Supremo (un año aproximadamente), era necesario movilizar a todas las buenas energías, a los concienciados y a los defensores de las libertades básicas dentro y fuera de España, en aras de agilizar los procedimientos judiciales, neutralizar a la clase política y limitar el efecto de la irritación de algunos medios de comunicación que mercadean con lo que se ha dado a conocer como, la guerra contra el terrorismo, y además, mantener una comunicación con el poder judicial español en todas sus expresiones.

Nos hemos dirigido a Ginebra, Bruselas y Estrasburgo para ganar el apoyo de un número de diputados y trabajadores de NNUU y de la Comisión Europea. Así mismo, se realizó una visita al compañero Taysir, coincidiendo ésta, con una serie de encuentros con personalidades oficiales españolas. Más tarde, el Dr. Haytham Manna, dirigió una carta detallada al primer ministro español donde aclaraba los entresijos del caso en su parte judicial, el estado de salud del preso y el efecto mediático del caso y las influencias directas e indirectas sobre las relaciones hispano-árabes, en el más amplio sentido cultural, jurista y popular.

Además, el compañero Mondher Nemri, fue encargado para seguir el caso en el Ministerio del Interior de España. Más, cuando se ha hecho necesario suprimir el trato con el interno según el artículo Nº 10 de las leyes penitenciarias, el cual, convierte las condiciones carcelarias en un castigo dentro del marco de otro castigo. La compañera y Dra. Likaa Abo Ajeb, fue encargada para redactar un informe médico contrapuesto al oficial, que aun cuando reconoce la gravedad de la salud de Taysir, no recomienda su traslado a su domicilio o al hospital. Además, la compañera Fatima Al-Zahraa Alony, preparó unas anotaciones detalladas sobre las contradicciones de la sentencia emitida por la Audiencia Nacional. El compañero Jamal Halawa, se encargó en traducir documentos básicos, del y al idioma español, permitiendo al equipo de trabajo, estudiar todos los elementos para la movilización, y facilitar las materias básicas para todo aquel interesado y que forma parte de las organizaciones que cuidan los derechos y la defensa de los periodistas, para NNUU, para la Comisión Europea de Derechos Humanos y para los parlamentarios europeos. Así mismo, se tradujeron textos, se seleccionaron decenas de temas en lengua francesa, inglesa, árabe y española junto a una proyección en imágenes de más de un reportaje grabado en un CD, que se facilitó a los periodistas y a los interesados en el tema. En lengua árabe, y dos días antes del comienzo de las sesiones del Tribunal Supremo, se editó el informe básico sobre el juicio de Taysir para apoyar la edición en lengua francesa.

La delegación del CIDTA, compuesta por cinco de sus dirigentes (Haytham Manna, Mondher Nemri, Likaa Abo Ajeb, Jamal Halawa y Fatima Al-Zahraa) junto a los expertos internacionales en cuya cabeza estaban el profesor Khaled Essa Taha, Ibrahim Taouti y Hadi Shalluf, llegaron con una delegación de la televisión de Al Jazeera encabezada por Yousef Al-Shouly que arribó desde Doha, Michel Kik desde París y Lamis Andoni desde Amman. También hicieron acto de presencia representantes de la comunidad islámica en España, el presidente de la organización española para la paz, el presidente de la organización Reporteros Sin Fronteras D. Fernando Castelo, además de otras organizaciones. El delegado de la agencia italiana de noticias (AKI) y corresponsal del diario de Assafir D. Bassel Aloudat llegó desde Siria y, la directora de edición de la revista “Kaléma” (La Palabra) Naziha Rajiba, arribó desde Túnez, ambos, mostraron su solidaridad con Taysir Alony. Además, estaba el corresponsal del diario Al Quds Al Áraby el Sr. Husein Majdoubi, quien fue el único corresponsal árabe presente en la Sala del TS el día 5 Abril.

Al contrario que en las sesiones del juicio de la Audiencia Nacional cuando hubo exageración en las expresiones, calificando el juicio como “el juicio del siglo”, en ésta ocasión, era notable la poca presencia de la prensa española.

El presidente de la Sala de lo Penal del TS D. Juan Saavedra, aceptó recibir al compañero Haytham Manna en su despacho poco antes del comienzo de las sesiones, ahí le entregó nuestro compañero un expediente integral de carácter explicativo desde el punto de vista jurídico, así también, le pidió que fuera ésta oportunidad de paralización de la violencia interna decidida por ETA, al anunciar la detención de sus atentados armados, el comienzo de una seguridad humanitaria en el país que tendría que unir entre la seguridad del ciudadano y el estado de derecho. Seguidamente, manifestó que cualquier error judicial en el juicio contra la célula sirio-española reflejará una imagen negativa de España y del poder judicial español en el exterior. Por su parte, el presidente del Tribunal, prometió no dejarse influir por los comentarios de la prensa o la opinión de algunos políticos y a atenerse tan solo a la justicia.

El Tribunal estaba constituido por el presidente, el juez ponente el Sr. Monderde y los magistrados Andrés Martínez Arrieta, Joaquín Jiménez y Colmenero Menéndez. Los jueces escucharon durante todo el primer día a los abogados. A los dos abogados de Taysir, se les permitió hablar durante más de 45 minutos cada uno, finalizándose las sesiones del primer día, poco después de las ocho de la tarde. Al día siguiente, se completaron las alegaciones de los demás abogados, para después, comenzar la intervención del fiscal D. Fernando Sequeros.

No nos sorprendió lo que dijo el fiscal, ya que es sabido en la justicia europea que: lo que escribe el fiscal, está argumentado, y lo que dice, no se tiene en cuenta. El Sr. Sequeros, escribió que había que ratificar la condena sobre Taysir Alony. El compañero Haytham, pidió un encuentro con él inmediatamente después de finalizar la sesión, accediendo el fiscal a dicha petición. Presenciaron el encuentro representantes del CIDTA, expertos juristas y periodistas árabes presentes en la Sala. El Sr. Sequeros pidió que la reunión fuese con traductor para que pudiese hablar en español.

El compañero Haytham comenzó a interpelar al fiscal sobre los elementos inconsistentes del sumario como: la debilidad y la contradicción de la traducción en más del 70% de los documentos, la ignorancia de los jueces sobre las prioridades de la cultura árabe-islámica, su rechazo a consultar o invitar a profesores en el islam y la cultura islámica de las universidades españolas, así también, las grandes infracciones en el procedimiento y en la instrucción, por no hablar de la composición y la naturaleza del trabajo de la Audiencia Nacional, y por último, la dependencia de ésta última, sobre conjeturas, para dictar unas condenas muy duras con las que se quiso dar ejemplo y meter miedo.

Siguió Manna diciendo al fiscal:

– En 1995, exigimos, tanto yo como vicepresidente de la Federación Internacional de Derechos Humanos, además de Pierre Sanniet como secretario general de Amnistía Internacional y la Organización Árabe de Derechos Humanos, poner en libertad a los simpatizantes de Osama Ben Laden en Arabia Saudí porque su encarcelamiento obedecía no a su instigación para usar la violencia, sino por sus diferencias políticas, ¿acaso cree en la necesidad de su detención?

– 12 periodistas de EEUU, Europa y el mundo islámico se entrevistaron con Ben Laden, ¿acaso va a emitir una orden de búsqueda y captura en su contra?

– Faltaron del Tribunal los dos elementos más importantes para establecer la justicia: el lugar y el tiempo, y es por eso por lo que habéis acusado a Taysir en apoyarse en uno de los adversarios más acérrimos de Ben Laden para facilitar su entrevista con él. Ésta misma persona, le otorgó la Cámara de Comercio de Madrid una licencia de empresario, entonces, ¿Por qué no juzgan al presidente de la Cámara de Comercio por su complicidad con Setmariam?

A ello respondió el fiscal diciendo: “Si de mi dependiera, interrogaría a unos cuantos de los que mencionas”. Entonces le dijo Manna: “¿Por qué no detienen a la mitad de la sociedad española? Sr. fiscal, ¿ha leído con atención el sumario de Taysir? A lo que respondió D. Fernando Sequeros que él no había leído la sentencia de la condena, sino que había leído un resumen de la misma, sin embargo, vio algunas sesiones del juicio a través de un DVD, y cuando se percató de que Taysir no se hundió ni lloró al oír la sentencia, salió con la impresión de que era condenable. Ahí, se enfureció Manna y le dijo: “Vd. es especialista en leyes y en derecho y no en psiquiatría. Yo si que soy psiquiatra y tengo derecho a opinar al respecto. Vd. tenía, si lo que quería era condenar a Taysir basándose en eso, tenía que haber pedido una consulta médico-psiquiátrica como hace cualquier juez justo en Europa.” Entonces, intervino el compañero Mondher Nemri y preguntó al fiscal: “¿Vd. como persona está convencido en que Taysir es culpable y que merece ser condenado?”, a lo que el fiscal respondió: “que no, no estoy convencido, como persona creo que Taysir es inocente, pero como fiscal, tengo que ejercer como hombre de leyes.”

Ahí, volvió a predominar la tensión de nuevo, particularmente, cuando el compañero Manna le recordó al fiscal que Taysir estaba enfermo y que podía pagar su vida por un error judicial. A ello le respondió el fiscal: “tengo el presentimiento de que Taysir va a ser absuelto”. Entonces, se dio fin a la discusión con unas reciprocas sonrisas entre la delegación y el fiscal. Ésta misma noche, el CIDTA supo de fuentes judiciales y políticas, que la permanencia de Taysir en la cárcel, carece de cualquier sentido jurídico, especialmente, cuando una serie de pruebas que aparecieron y desaparecieron desde el comienzo del caso, ya no se apoyan sobre ninguna base legal.

El CIDTA, espera que el Tribunal Supremo examine con atención las sentencias y los expedientes presentados, porque muchas familias y personas fueron agraviadas, en algunas ocasiones, tan solo por proferir oralmente expresiones de simpatía para con los musulmanes de Bosnia o de Kosovo. Todos nos acordamos cuando la guerra de Kosovo, y de cómo la OTAN pagó dinero a un gran número de ONG’s que cuidan los derechos humanos, para emplearlas (a las ONG’s) más tarde, en su guerra contra Milosevitch.

Entonces, ¿Por qué se le pide cuentas al musulmán europeo cuando acomete ésta misma acción por su propia iniciativa, y no se le pide cuentas a la OTAN cuando emplea a columnas de seres humanos en esa misma guerra? ¿Por qué se interroga al maestro de primaria que busca un puesto de trabajo en Afganistán o en Bosnia, después de perder la esperanza en encontrarlo en su propio país, considerando que se ha ido a una zona abierta de conflictos violentos como así se ha condenado a algunos de los acusados, y no se juzga a políticos que envían a batallones armados a zonas de lucha abierta para convertirse en parte de unas guerras ilegales?

Las sesiones que tuvieron lugar, fueron una oportunidad para mostrar la solidaridad con Taysir Alony desde la corporación periodística. El CIDTA, participó en la persona de Mondher Nemri, en un encuentro junto al director general de la red de Al Jazeera D. Waddah Khanfar y D. Yousef Al-Shouly (directivo de la misma) con Taysir Alony en la cárcel el sábado día 09.04.2006.

Y como han coincidido los observadores, las intervenciones de los abogados y los observadores internacionales consiguieron desmontar las bases sobre las cuales se estableció el sumario. Un caso donde hubo peticiones de cárcel por miles de años, para descubrir más tarde, que no era más que una bisagra hecha a medida de las políticas de Aznar y a medida del intervencionismo de los aparatos de seguridad en los asuntos de justicia, y que convirtieron a los juicios excepcionales en occidente, de juicios contra el terrorismo, en juicios contra la justicia.

He aquí, es tiempo ya de corregir los errores de la jurisdicción excepcional, y es por ello, por lo que deseamos que la España grande, la España que salió con la cabeza alta del barrizal iraquí, y que junto al poder judicial español ordinario, ha autorizado a su Tribunal Constitucional a hacer justicia a favor de todo aquel que pueda ser privado de ella, y así, poder recurrir ante el referido Tribunal. Tenemos la esperanza de que ésta España consiga revisar las injustas sentencias para devolver, con toda valentía y nobleza, a Taysir Alony a su casa y junto con sus dos familias: la periodística y la suya por derecho.

 10/04/2006